Diecisiete robles centenarios han sido tallados en la zona del cagigal de “La Buena Moza” en la población de Cóbreces, ante el asombro y desesperación de algunos vecinos.
En el momento de la talla se procedía a la corta de un eucaliptal vecino pero la empresa que ejecutó tal labor niega que haya sido la responsable del corte de los robles.

En el mismo sentido la Junta Vecinal de Cóbreces niega haber autorizado ni solicitado la tala de estos árboles de más de doscientos años y según el alcalde pedáneo de Cóbreces Abelardo Pérez  “ el hecho se investigó pero nadie supo nada”.

De esta forma tanto Biodiversidad como el Seprona han paralizado la investigación sin encontrar ningún responsable. La fiscalía para delitos contra el medio ambiente tampoco ha intervenido. Cabe destacar el alto valor económico que supone esta madera y el atentado contra una especie venerada en Cantabria.

Puedes ampliar esta información en este enlace.